Inmanencia Trascendencia y el “Otro”

El Padre, el Alfa, el Principio. Como dicen los judios: “Yaveh” “Yo soy lo que Es” no es persona, no es una persona, un otro, con una voluntad como el ser humano, sino que es Impersonal.

No es una voluntad creadora, es más el manifestador del que surge la manifestación. La naturaleza del manifestador es manifestarse de la misma manera que la naturaleza del fuego es dar calor. Es un proceso natural, como dice la Ciencia, que parte de una singularidad, de una Unidad (la que dio lugar al “Big Bang”)

A este Dios Impersonal, o Padre, la Vedanta lo llama Brahman. Es impersonal y a la hora de entenderlo, la Vedanta lo define como la relación entre los tres Gunas, como la relación entre tres fuerzas (Satvas, Rajas y Tamas) Satvas es la Luz, la sabiduría. Tamas es la inercia, la densidad, lo oscuro. Rajas es la acción, resultante de la interacción entre Luz y Oscuridad.

Big Bang

El Big Bang

La Ciencia lo explica en la Teoría General de la Relatividad en una relación de tres fuerzas E=mc2

“E” es la Energía, Rajas la Acción.

“m” es la masa, lo denso y oscuro, Tamas.

y “c” es la velocidad de la Luz, Satvas, La sabiduría.

Entonces comienza este viaje por el tiempo de este universo nuestro manifestado. Hace 13,7 billones de años, miles de millones de partículas que salieron disparadas hacia delante llenaron el espacio y el tiempo y comenzaron a unirse unas con otras en una expresión del amor (cuando amas quieres unirte a tu amado), que es la energía esencial del Universo y que es lo que experimentamos los humanos cuando nos acercamos a esa sutil energía que dio lugar a esta creación. .

Y llegamos a nuestro planeta tierra, uno mas entre millones de planetas. Planetas que surgieron de estrellas. Cada uno de los átomos que forman nuestro cuerpo ha estado antes en una estrella y fue creado en una estrella. De alguna manera tenemos en nosotros esa experiencia, de estar en una estrella. En nuestro caso el Sol.

Aparece en un momento dado la vida biológica, y entonces, primero los virus, luego las primeras células luego las primeras formas de vida pluricelulares… de alguna manera lo impersonal se individualiza en la expresión de la vida. Estas formas de vida van aprendiendo, van recogiendo información, van haciéndose persona. Los sentidos aparecen, es decir el sistema para percibir la realidad que nos rodea, la inmanencia de la que se habla en el post y así percibimos el universo como ameba, como pez, como reptil, como mamífero, como mono, como neanderthal, como hombre.

Y ese recorrido, esa historia, la tenemos impresa en nuestros genes, a través del sistema genético hemos acumulado toda esa información. Así lo impersonal, El Padre, Yaveh, se hizo persona y voluntad creadora, el Hijo, Atman para los Vedantistas. El Omega.

Al hacerse persona, va conociendo al Padre, y según le va conociendo va asumiendo su Poder. Si conoces la leyes de Maxwell sobre el campo Electromagnético puedes hacer una radio, una tele, adquieres poder sobre lo conocido y ejercitas la voluntad creadora.

En 13,7 billones de años en este planeta hemos llegado a donde hemos llegado. Sin embargo, La Ciencia necesita considerar el tiempo dimensión. Es decir, todo el tiempo esta al mismo tiempo, por usar esa contradicción.

Si en t=13,7 billones de años llego el hombre donde llegó, si t tiende a infinito (t es tiempo) a donde llega el Hombre. A la consciencia de la totalidad de la manifestación y por lo tanto con poder y voluntad creadora sobre la totalidad de la creación. Es decir: El Hijo del Hombre. Dios como Persona frente al Dios Impersonal. Lo impersonal adquiere personalidad y voluntad creadora a través de su manifestación en el tiempo.

El Alfa y el Omega. El Padre y el Hijo. Brahman y Atman para los Vedantistas.

Ahora bien, Lo que se manifestó en el principio, y lo que Es al final, es también lo que Es durante todo el recorrido si lo percibimos en el tiempo. Es decir no con todo el tiempo existiendo al mismo tiempo, sino el tiempo tal y como lo percibimos en este plano de tres dimensiones. Un momento tras otro. Eso que esta manifestado en todo tiempo, que es el Alfa y el Omega, que es idéntico a ellos, pero diverso en su particular manifestación: es el Espíritu Santo, la Gracia, o el Shakti del que hablan los Vedantistas. El Campo Único que busca la Ciencia.

Una vez entiendes esto anterior, que solo se conoce al Padre a través del Hijo es autoevidente.

Y todos somos Hijos, todos somos Hijos del Hombre. Nosotros simplemente aún no hicimos todo el recorrido y percibimos esta Única Realidad desde nuestra inmanencia.

La Fe no debería ser ciega ni irracional aunque conlleva esa parte experiencial que es la que nos hace buenos de verdad y que va más allá de las palabras.

Ahora vamos a hacer un pequeño ejercicio. Ahora piensa que tienes un hilito que va a tus padres, que se unieron para que tu fueses y te legaron su herencia tanto física y genética como cultural. Y ese mismo hilito une a tus padres con sus padres y así sucesivamente.

Tira de ese hilito y vas viendo tus padres, a los padres de tus padres, a los padres de tus padres de tus padres, a los padres de los padres de tus padres… y todo la herencia que se han ido pasando y que hasta ti llega hoy.

Bien sigue tirando de ese hilito. En treinta tironcitos estas en el año 1.000 con todos tus parientes y en 60 en el año I con tus parientes en el tiempo en el que vivió ese Hijo del Hombre que amas y que te acerca y hace conocer al Padre. Tienes también esa herencia en ti. Y sigue tirando de ese hilito.

¿A donde llegas?

Siempre hubo unos padres ¿verdad? Luego sigue tirando, y llegas hace 6.000 años donde la historia se pierde, y si la Evolución es tal y como se admite hoy que es… entonces tira de ese hilito y mira lo que heredaste cuando el Universo lo percibías con los ojos de tus parientes durante miles y miles de años de el hombre andando este planeta no registrados por la historia. Cuando lo percibiste con los ojos de tus parientes neandertales, los tuyos particulares, que ese camino es distinto, aunque paralelo, para todos los que estamos aquí hoy. Y sigue tirando y mira el universo con los ojos de los roedores parientes tuyos que se subieron a los árboles. Tienes esa información en tus genes.

Y sigue tirando y llega hasta las amebas, y antes aún a los virus, a tus parientes virus y sigue tirando.

¿A donde llegas?

A las inciertas fronteras entre vida biológica y vida inorgánica, que no son tales. Siempre hay un predecesor y al final llegas a las partículas fundamentales que son los ladrillos de toda la manifestación y de ahí al momento singular en el que todo surgió.

Todo ese camino lo has realizado y llega hasta ti de forma individualizada. Toda la historia de este universo desde que comenzó la heredas hoy en tu forma de vida como ser humano, como hombre. Todo ese camino esta en ti, en tu mente, toda esa historia.

Y cuando miras a los cielos… ¿que ves? La misma historia. Decimos: “esa estrella está a un millos de años luz”, quiere decir que ves lo que fue hace un millón de años, y mientras más lejos miras, más al principio te acercas. Este universo que percibimos es la misma historia, la historia del mismo recorrido que tu has hecho hasta llegar hasta aquí.

Como arriba es abajo dicen los esotéricos.

La mente individualizada del ser humano es ese recorrido, la Totalidad de la Mente hecha persona es Cristo, pero ese Cristo es el Padre, que desde el Principio empujo a la materia en ese ordenamiento y que es el Espiritu Santo o la Gracia, El Campo Único que te sigue empujando hoy en tu interior, esa fuerza que sigue impulsandote y seguira por siempre impulsandote, es el Atman, el Cristo en tu interior y que con el tiempo es el Omega, el Hijo del Hombre. El mismo Espíritu Santo a través del cual lo disfrutamos hoy.

Jesucristo lo representó para que puedas acceder a Él en tu interior y lo reconozcas en el otro.

Simple en realidad.